Nuestras familias

No podemos desconocer que “El tiempo” hoy es un bien  escaso, sin embargo nuestra familia, nuestros hijos necesitan cada día más de nosotros, para contenerlos y ayudarles a mostrar el camino del bien, del respeto , de la sana alegría, del valor de una sonrisa, del cuidado de ellos mismos y de lo que los rodea.

En la búsqueda diaria de lecturas que nos permitan reflexionar , que nos orienten en nuestra misión me encontré con esta opinión de Omar Castro, en la revista “Hacer Familia”.

Espero pueda ser un aporte:

¡Tiempo de calidad!

Por Omar Campos, Asesor Técnico Pedagógico, México.

Esta es una frase que muchas personas han escuchado,”Dale tiempo de calidad a tu familia”, “Dales tiempo de calidad a tus hijos”, etc. etc. Estoy convencido de que el afán y rapidez en que vivimos en la actualidad han llevado a dar esta clase de consejos y muchas personas la han puesto en práctica. Sin embargo la gran mayoría se ha quedado con un concepto equivocado de esto, que sólo ha traído en nuestros niños la soledad y frustración de no tener a sus padres cerca de ellos.

De quéestoy hablando pensarán algunos, ya que es difícil reconocer que estamos descuidando lo que debería ser lo más importante pata nosotros, nuestra familia. Pues quiero comentarlo que estuve en una reunión donde el conferencista tocó este tema y me gusto la ilustración que mostró dentro de su plática la cual la menciono como sigue: “Supongamos que usted tiene mucha hambre y necesita saciarla por lo que va a un lugar donde pide que le den algo de comer. El que lo atiende le dice le voy a traer lo mejor que tengo, y cuando le sirven se da cuenta que es un suculento corte de carne y muy sabroso, pero el inconveniente es que sólo le sirvieron un pedazo pequeño. Al preguntarle al mesero el porqué de este tamaño, él le contesta bueno es que es lo mejor que tenemos y su calidad no tiene igual. ¡Pero me ha dejado con hambre contesta usted!”.

¿Qué nos enseña esta ilustración? Que si bien es bueno darle un buen tiempo a nuestra familia, éste no tiene porqué ser poco, ya que no bastará para satisfacer sus necesidades cuando esos tiempos de calidad sean tan espaciados como nuestra agenda nos lo permita. Hablando prácticamente que si usted es de los que les da un tiempo de calidad -llámese 1 hora o media hora o dos, etc, por semana, cada quince días o cada mes- pues no es suficiente, ya que dejará “hambrientos” a sus seres queridos, que esos tiempos de calidad deben de ser más frecuentes.

Como una vez leí, los niños deletrean la palabra amor diferente a los adultos se refiere que para ellos la palabra AMOR la deletrean así… T I E M P O; así es tiempo y no sólo tiempo de calidad, si no tiempo, tiempo y más tiempo. Jugando, platicando, viendo una película, llevándolos al parque, coméntandole tus anécdotas o tus fracasos ahora convertidos en experiencias, paseando, estudiando, etc… y no sólo proveyendo lo material, como muchos que se han dedicado a darles lo que ellos no tuvieron de niños y olvidándose que lo que ellos quieren es tu T I E M P O.
Volvamos a recordar que es lo que nosotrosnos acordamos de nuestra infancia con alegría, fue acaso los regaños por no levantarnos temprano, los tiempos de tareas, las veces que fracasamos, o son los juegos en la cama, el correr por la calle, el visitar algún lugar, lo importante es que íbamos juntos.
Dios nos permita mostrarles con nuestro tiempo cuánto significan para nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: